Chamberí pinta los límites de sus terrazas y las hace más verdes

El concejal de distrito aprueba -a petición del Foro Local- nuevos criterios para la adjudicación de veladores y obliga a incluir elementos vegetales en los elementos que las delimiten

Límites para una de las terrazas de Fuencarral | SOMOS CHAMBERÍ

El distrito de Chamberí ha lanzado una iniciativa pionera en Madrid para poner coto al espacio que ocupan las terrazas en sus aceras y visibilizar fácilmente los posibles incumplimientos de su permiso municipal. Desde hace unas semanas, técnicos municipales pintan de colores los espacios que constan en cada licencia de los locales de hostelería. Empezaron por la calle Fuencarral, pero en los últimos días la medida se ha extendido a otras vías.

Las marcas son azules para las autorizaciones anuales y verdes para las estacioneales, que van del 15 de marzo al 31 de octubre. Además, está previsto que también se pueda señalar sobre el pavimento “el número de mesas y sillas autorizadas”, explica el texto de la nueva norma, a la que ha tenido acceso Somos Chamberí.

La medida forma parte de un decreto más amplio firmado por el concejal de distrito, Jorge García Castaño, el pasado mes de junio, que recoge las propuestas del Foro Local de Chamberí, el organismo de participación ciudadana creado por el Ayuntamiento y que ya empieza a dar sus frutos con una iniciativa que salió de su Mesa de Convivencia y que fue votada y aprobada en el Pleno de la Junta.

La proposición recogía diversas medidas destinadas a reducir las molestias e inconvenientes que, en ocasiones, puede suponer la instalación de terrazas de hostelerías en nuestras calles, “por ruido, suciedad, o excesiva ocupación del espacio público en las aceras”, informa el Ayuntamiento.

Terrazas más verdes y sin cerramientos ni tarimas

El decreto recoge además limitaciones a los elementos que rodean las sillas y mesas de las terrazas: prohíbe la concesión de licencias para nuevos cerramientos de construcciones ligeras, así como tampoco tarimas y otros materiales que cubran el pavimento. No se podrán anclar tampoco los elementos para delimitar las terrazas. Los toldos anclados estarán restringidos a aceras de más de seis metros de anchura y en algunas calles y plazas.

Marca de pintura en una de las terrazas de Chamberí | AYUNTAMIENTO DE MADRID

Las nuevas terrazas que quieran marcar sus límites con algunos objetos deberán emplear preferentemente “elementos de jardinería”, según reza el decreto. “Los elementos separadores, ya sean móviles o con sujección al pavimento, habrán de integrar en todo caso algún elemento vegetal”, dicta el texto aprobado.

Además, se restringe a las calles peatonales la colocación de terrazas adosadas a la fachada. En el resto de vías tendrán que establecerse en el lado de la acera más cercana a la carretera. El consistorio informa de que Chamberí cuenta actualmente con 1.352 locales dedicados a la hostelería, de los que 402 tienen permiso de terraza.

La iniciativa es similar a la que ya intentara el PP en el distrito Centro durante la etapa de Ana Botella como alcaldesa. Entonces, el concejal de distrito David Erguido pintó líneas blancas en el suelo de Malasaña para controlar la ampliación de terrazas por encima de su licencia. “El problema no es tanto que se concedan las terrazas sino el mal uso que luego se hacen de ellas”, decía entonces el mandatario, cuyo ejemplo ha seguido Ahora Madrid.

De momento, la intervención se restringe a Chamberí y no está previsto que se extienda al resto de Madrid, por depender directamente del concejal de distrito, explican fuentes municipales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies