De autopista a paseo: así quiere cambiar La Castellana el Ayuntamiento

Un plan del área de Desarrollo Urbano Sostenible plantea reducir a tres carriles por sentido la principal calle de Madrid

Recreación del proyecto sobre la Plaza de Colón | AYUNTAMIENTO DE MADRID

Ahora Madrid está decidido a intervenir la movilidad de uno de los ejes con más capacidad de tráfico de Madrid, el que va de la glorieta de Atocha hasta Plaza de Castilla. Y lo puede hacer reduciendo a la mitad (o más) el número de carriles disponibles para los coches, según el proyecto titulado, Esquema Funcional de Ordenación de la Movilidad y el Espacio Público del Paseo Norte-Sur, con el que trabaja el área de Desarrollo Urbano Sostenible.

El documento plantea dos escenarios: el mínimo y el óptimo. El primero incorporaría prioridad peatonal, continuidad de autobús y bici en todo el paseo con las modificaciones mínimas de ordenación del tráfico y de urbanización. Pero el que sería revolucionario es el óptimo, con unas calzadas laterales convertidas en zonas de prioridad residencial, limitadas a 20 km/h y ocupadas por peatones, bicicletas y coches.

El proyecto, que persigue la desincentivación del tráfico, se plantea en varios tramos: Paseo del Prado, Recoletos y Paseo de la Castellana, subdividido en tres tramos (Colón – Nuevos Ministerios – Lima – Plaza Castilla). Aunque los primeros plantean importantes cambios como una semipeatonalización de las glorietas de Neptuno o Cibeles, nos fijaremos en el que más afectaría a Chamberí, el que va desde Colón hasta la plaza San Juan de la Cruz.

El proyecto plantea eliminar uno de los carriles de las vías laterales y convertirlas en zonas de prioridad residencial, ensanchando las aceras hasta casi los tres metros (actualmente tienen 1,75 m) y quitando de esta zona el transporte público. Los autobuses se trasladarían a los carriles centrales, donde se construiría una Vía de Alta Capacidad para que la línea 27 pudiera funcionar incluso más deprisa que el Metro.

Sección actual y propuesta para el nuevo Paseo de la Castellana, a partir de Colón | AYUNTAMIENTO DE MADRID

En toda esta redistribución se perderían los varios carriles para el tráfico, que se quedarían en dos por sentido en el carril central y uno más compartido en el lateral. Además, se crearía una zona de bulevar más ancha a ambos lados y aparecería una mediana arbolada en mitad del Paseo de la Castellana.

La actuación propuesta persigue además conectar mejor los distritos de Chamberí y Salamanca, mediante la mejora de la permeabilidad peatonal de las calles Bretón de los Herreros, José Abascal o García de Paredes, además de mejorar el acceso a monumentos y jardines de las zonas de Eduardo Dato, Gregorio Marañón y San Juan de la Cruz.

Reorganización del nuevo Paseo de la Castellana | AYUNTAMIENTO DE MADRID

También se reubicarían pasos de peatones y se facilitaría la movilidad ciclista, aunque sin carril bici exclusivo -como sí se plantea en otros tramos-, por lo que los ciclistas tendrían que circular por la vía de servicio limitada a 20 km/h. Además, también se prevé un mejor acceso al Museo de Escultura al Aire Libre, que se considera “desconfigurado e infrautilizado”.

Estas actuaciones no serían inmediatas, ni mucho menos. El Ayuntamiento las ha puesto encima de la mesa como propuesta y ejemplo de lo que podría hacer a partir de 2019 si Ahora Madrid sigue detentando el gobierno de la ciudad.

Más información:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies