El tiroteado en Fernando el Católico estaba acusado de asesinar a su suegro

La víctima, Luis Romero Durán, iba a acudir a la primera sesión del juicio este mismo lunes. La policía busca a su cuñado y a otras personas como presuntos autores del homicidio

Sanitarios del Samur, en el lugar del homicidio | EMERGENCIAS MADRID

Un ajuste de cuentas familiar. Hacia esa hipótesis parecen apuntar las primeras informaciones del caso del hombre asesinado en la tarde del viernes en pleno corazón de Chamberí. El diario ABC publica un completo relato sobre las circunstancias que rodean a este suceso que ha sobrecogido a los habitantes del barrio que incluye una supuesta venganza familiar en respuesta a otro homicidio a sangre fría.

Según el relato de este medio, la víctima mortal es Luis Romero Durán, Luisito, quien había acudido en la tarde del viernes a Chamberí para ver a su abogado junto a su mujer, su madre y su padre. Este lunes comenzaba el juicio que tenía pendiente por el supuesto asesinato de su suegro en Móstoles en el año 2015. La Fiscalía pedía para él 21 años de cárcel.

ABC -citando fuentes policiales- publica que, cuando la familia salió del despacho del abogado y caminaba por la acera, tres individuos se bajaron supuestamente de un BMW aparcado a escasos metros, en la calle Magallanes, para disparar a Luisito varios tiros. También asestaron un culatazo en la cabeza a su madre. Después salieron corriendo (como se puede ver en el vídeo grabado desde una ventana) hacia el coche, donde les esperaba un conductor. La policía sospecha que uno de los asesinos era cuñado de la víctima.

Tres personas salen huyendo después del tiroteo en Fernando el Católico | TWITTER DE @REPI669

Los tres familiares que acompañaban a la víctima también estaban acusados en el juicio que iba a comenzar este lunes. Piden para ellos 19 años de cárcel por la muerte de Juan Fernández San Segundo, el suegro citado anteriormente. Según el escrito de acusación, este fue asesinado el 29 de septiembre de 2015 en un polígono de Arroyomolinos a manos de Luisito, quien aprovechó un permiso penitenciario para cometer el delito junto a su padre, que lo acompañaba en ese momento.

Más información:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies