Fin al “agujero de Vallehermoso” desde el 3 de abril

El Estadio de Vallehermoso empiza sus obras justo después de Semana Santa y las acabará a principios de 2019, convertido en una instalación única en Madrid, con capacidad para 10.000 espectadores

Una de las secciones transversales del nuevo Estadio de Vallehermoso | AYUNTAMIENTO DE MADRID

Después de Semana Santa. Esa es la fecha de inicio de las obras del nuevo Estadio de Vallehermoso, la infraestructura que devolverá a Madrid una gran instalación de atletismo al aire libre, que perdió con la transformación de La Peineta en la nueva sede del Atlético de Madrid. El Ayuntamiento ha anunciado que Becsa será la constructora encargada de llevar a cabo los trabajos, tal y como adelantó Somos Chamberí hace un mes.

Será el final para el “agujero de Vallehermoso” -como lo denomina el consistorio- después de más de diez años buscando una salida a la demolición del antiguo estadio y posterior parón al proyecto con el que Gallardón tenía pensado recuperar este espacio deportivo. Acabará también un pequeño culebrón durante el que cinco adjudicatarias rechazaron hacerse cargo del contrato por el que pujaron durante el concurso público, lo que ha ocasionado seis meses de retraso con respecto a los planes iniciales del Ayuntamiento.

Las obras tienen una duración estimada de diez meses, por lo que el nuevo estadio debería estar acabado a principios de febrero de 2019. Será entonces cuando se pueda contemplar su pista verde de 400 metros de cuerda y 8 calles, con curvas de un solo radio de 36,5 metros y pavimentación “con material sintético con Certificado de Homologación 1 de la IAAF de primera calidad”, indica el Ayuntamiento.

Ubicación del nuevo estadio de Vallehermoso

El Estadio de Vallehermoso contará con un graderío parcialmente cubierto con capacidad para 10.000 espectadores sentados. Además, dispondrá de una recta cubierta de entrenamiento de 75 x 12 metros, uno de los elementos más singulares de esta instalación diseñada por el Estudio Cano Lasso Arquitectos, que llevará también la dirección de obra. Habrá recta de 110 metros con 9 calles y 2 colas sobresaliendo del anillo, “calle 10”, de césped artificial, exterior al anillo de la pista, para rodadores de fondo, dotación de pasillos dobles para concurso de saltos, pasillos y círculos de lanzamientos.

La infraestructura contará con control de accesos, oficinas, vestuarios, almacenes, salas técnicas, aseos y y demás equipamientos para la práctica de la competición de atletismo al aire libre, sobre un campo interior de césped natural. Con estas características, “el estadio podrá organizar y albergar tanto competiciones internacionales como escuelas de promoción y del resto de competiciones municipales y federadas de la ciudad”. apuntan fuentes municipales.

Estos son los planos del proyecto (pincha en cada imagen para ampliar):