Hallan los cadáveres de los dos desaparecidos en el derrumbe de Martínez Campos

Los bomberos encontraron el primer cuerpo 48 horas después del siniestro y el segundo a la mañana siguiente

Amasijo de hierros entre los escombros del derrumbe en Martínez Campos | AYUNTAMIENTO DE MADRID

Los bomberos del Ayuntamiento de Madrid hallaron en la mañana del viernes el último cuerpo de los dos de desaparecidos bajo los escombros del edificio derruido parcialmente en Martínez Campos. El primero había sido hallado el jueves por la tarde.

El hallazgo tuvo lugar unas 68 horas después del siniestro y con él acaban las labores de rescate de los bomberos municipales. El jueves fue hallado el cuerpo es el de José María Sánchez Tejeda, un obrero de 56 años residente en Malpartida de Cáceres que fue contratado para esta obra hace ahora tres semanas. Su hermano también trabajaba en la misma empresa y fue uno de los que consiguió escapar al derrumbe.

El otro desaparecido, que ha sido encontrado este viernes, es Agustín Bello Moreno, fontanero de profesión pero que estaba en la obra de forma casual, visitándola invitado por su hermano, que es el encargado de los trabajos.

Los bomberos no han parado de trabajar hasta encontrarlo entre los escombros. Sus labores de búsqueda avanzaron a gran celeridad desde el miércoles al cambiar de estrategia, previo acuerdo con las familias de los desaparecidos: ante la peligrosidad de que les cayeran encima elementos inestables, procedieron a desmontarlos con la ayuda de una grúa, desde la parte de arriba.

Hasta 70 bomberos por turno han participando en las labores de búsqueda y no han los trabajos en ningún momento desde que, pasadas las 17.00 horas del martes, comenzaron a buscar supervivientes en el siniestro.

Investigación de la Fiscalía

La Fiscalía de Madrid investiga las causas del derrumbe del pasado martes. Ha abierto el caso de oficio ante la gravedad del suceso e intenta esclarecer las razones por las que se vinieron abajo sus siete plantas, unas encima de otras, en la zona este del edificio.

Por el momento, las primeras pesquisas de la Policía Municipal arrojan que los obreros acumularon grandes cantidades de materiales en la séptima planta del edificio, según han declarado ellos mismos. Maquinaria de obra, sacos y herramientas que pudieron poner un peso excesivo sobre la estructura del inmueble. Además, justo antes del derrumbe apareció una grieta en un muro de carga de la primera planta del edificio