La anciana golpeada vuelve a Rumanía mientras se busca a dos agresores

El Samur Social paga a Flor el billete de autobús para pasar la navidad junto a su familia, mientras los madrileños recaudan dinero para reponer los 700 € que le robaron

Flor, junto a su pareja en el autobús de vuelta a Rumanía | @LAGARDER81

Final feliz para Flor, la anciana sin hogar que fue brutalmente agredida la pasada semana mientras dormía en la calle Cardenal Cisneros. El Samur Social ha pagado un billete de ida a su país, Rumanía, a donde tenía pensado viajar hasta que varios desconocidos le robaron sus ahorros durante el asalto que sufrió a la intemperie.

Flor, que ha viajado este lunes junto a su marido Pedro, pasó el fin de semana durmiendo en un hotel gracias a la generosidad de otra vecina, Estelada, que intentó impedir de esa manera que volviera a pasar la noche al raso. Además, varias personas más se han volcado con su caso y han recaudado dinero para compensar el que le fue robado la noche de la agresión.

“Flor os trasmite muchos agradecimientos por todo el apoyo”, ha explicado el activista Lagarder Danciu, quien denunció en primer lugar su caso. “Una profesora, Silvia, le ha dado 200 euros esta mañana en la estación de Méndez Álvaro; Laidy, del barrio Salamanca, donó 300 euros; Alejandra 100; y Pedro, un joven con trabajo precario de la calle Fuencarral, que le atiende desde hace años, le donó 100 euros”, explicó a Europa Press.

Flor, junto a su pareja y a Lagarder DaNciu (derecha) | LAGARDER81

La intención de la anciana, de 85 años, es pasar las navidades junto a su familia y volver a Madrid dos meses después, para seguir mendigando -pide habitualmente en la calle Fuencarral- y poder ayudar así a sus allegados, entre los que se encuentra un nieto enfermo. Una mujer le ha ofrecido alojamiento en su casa a su vuelta y lo ha aceptado, informa El Mundo.

La policía busca a dos agresores

Mientras Flor montaba en el autobús, la Policía Nacional continúa las pesquisas para intentar encontrar a sus agresores. Después de tomar declaración a la víctima hasta en tres ocasiones, se barajan dos hipótesis: la primera, que los asaltantes la golpearan por el hecho de ser pobre y la segunda, que conocieran a la víctima y supieran que guardaba dinero. En ese caso el móvil habría sido el del robo de sus ahorros.

En base a su declaración, la policía busca a dos personas de nacionalidad rumana que le habrían robado los 700 euros que llevaba colgados al cuello, que se resistió a entregar y por lo que fue agredida.