La Casa de México en España estará acabada en octubre

La alcaldesa y el presidente de México visitan las obras de remodelación de Alberto Aguilera 20, cedido al país azteca por 25 años

Peña Nieto y Carmena, en el edificio que acogerá la Casa de México | AYUNTAMIENTO DE MADRID

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, aprovechó este miércoles la visita a la capital del presidente de México, Enrique Peña Nieto, para hacer el primer paseo por las instalaciones del palacete de Alberto Aguilera 20, edificio municipal que reabrirá como la Casa de México en España. Carmena sacaba pecho por una apuesta personal sobre este edificio de 2.700 metros cuadrados en los que los vecinos reclamaban haber abierto una escuela de música y los colectivos sociales un espacio autogestionado.

Las obras de reforma del edificio, que comenzaron el pasado mes de febrero, están ejecutadas al 15% -informa el Ayuntamiento y su finalización está prevista para el mes de octubre. De momento se han demolido algunas paredes, reforzado las estructuras del edificio y construidos la mitad de los tabiques. Cuando acaben los trabajos, el palacete será gestionado por México durante 25 años.

Alberto Aguilera 20 albergará el Instituto de México en España y el Fondo de Cultura Económico. También la biblioteca Octavio Paz (con 14.000 volúmenes centrados en temas mexicanos), la librería del Fondo de Cultura Económica, una galería de arte y otra destinada a exposiciones de carácter popular. Está previsto que el centro programe conferencias, talleres, seminarios o actividades infantiles para el distrito de Chamberí, donde se ubica.

Además, habrá “una sala de proyecciones, una zona destinada a la venta de productos artesanales mexicanos y otra habilitada como restaurante y cafetería”, informa el consistorio en nota de prensa, en la que también califica el lugar de “una gran casa donde se alían cultura, historia y convivencia”.

Un proyecto de Carmena

La cesión del edificio a México por 25 años es una apuesta personal de Manuela Carmena, con la que se da respuesta al compromiso de España de habilitar un espacio para el país azteca en nuestro país, como contrapartida a la apertura en 2002 del Centro Cultural de España en la capital mexicana.

Para llevar esta cesión adelante, la alcaldesa peleó primero contra los movimientos sociales que auparon a Ahora Madrid al Ayuntamiento y que reclamaban alojar allí al Patio Maravillas, colectivo que tuvo amplio apoyo social en Malasaña y que finalmente acabó desapareciendo ante la falta de un espacio. Luego también se enfrentó a los vecinos de Chamberí, que reclamaron a través del Organillo y de otras asociaciones una escuela municipal de música y danza en ese espacio.

El palacete de Alberto Aguilera es en realidad la antigua casa de socorro y Tenencia de Alcaldía del Distrito de Universidad. Fue diseñado por el que fuera arquitecto municipal, Luis Bellido, al que se deben numerosas obras en Madrid, como el Matadero y Mercado Municipal de Ganados de Madrid, o la restauración de los edificios de la Plaza de la Villa y el Real Hospicio de San Fernando.

Para la primera visita oficial al edificio, la alcaldesa se reunió de personalidades al máximo nivel: además del presidente mexicano estuvieron en el acto el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la embajadora mexicana en España, Roberta Lejaus; el presidente de la Fundación Casa de México, Valentín Díez Morodo; el director de la Agencia de Cooperación de la Cancillería de México, Agustín García López; el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Fernando García Casas, y la directora general de Casa de México, Ximena Caraza Campos.

En su discurso ante ellos, Carmena habló de la importancia para Madrid de tener a mano referentes culturales lejanos: “Pensé que es muy importante que los vecinos de Madrid pudieran tener una visión cultural, un centro de exposiciones y un auditorio en el marco de lo que significa la cultura mejicana”, subrayó.

Por su parte, Peña Nieto destacó el valor del edificio cedido y añadió: “Desde este magnífico recinto en el que la añoranza por México encuentra sustento en nuestras raíces compartidas, españoles y mejicanos sabemos que pertenecemos a una misma comunidad. La Casa de México en España será un nuevo espacio de encuentro para mejicanos en España y al mismo tiempo una ventana a México desde el corazón de España. Para mí es muy honroso estar presente en esta visita que pone los primeros pasos de lo que en octubre será una sede más de México en España, en esa relación siempre fraternal entre ambos países”.