Las cocheras de Cuatro Caminos se abren para un festival de arte urbano

El evento cultural se celebra los días 10 y 11 de marzo, en un lugar donde cooperativistas y asociaciones defensoras del patrimonio defienden diferentes usos para los terrenos

Imagen de las cocheras de Cuatro Caminos, en el anuncio promocional del festival

Uno de los espacios con mayor polémica urbanística de Chamberí, las cocheras históricas del suburbano en Cuatro Caminos, vuelve a la actualidad debido a la cultura. La marca BMW, en colaboración con Metro de Madrid, ha programado en su interior un festival de arte urbano -durante los días 10 y 11 de marzo- en el que diez artistas de primera línea intervendrán los muros de edificios del recinto.

“Con más de 100 años de historia y en pleno corazón de la ciudad (…) este emblemático espacio abrirá por primera vez al público y después cerrará para siempre” explican los organizadores de Urban Xcape -que así se llama el certamen- sobre las cocheras de Metro, que califican como “un lienzo efímero en el que interactuar y atreverse a todo”.

[Fotogalería: las cocheras de Cuatro Caminos, abiertas al público]

Aryz, Felipe Pantone, Pichi&Avo, Rosh333, El niño de las pinturas, Zeta, Spok, Musa, Kenor y Uriginal son los nombres -la gran mayoría masculinos- que forman parte de este evento artístico, comisariado por la búlgara Anna Dimitrova. Pintarán obras basadas en las ideas de “poder, destreza e innovación” en muros de unos ocho metros de alto, informa El Español.

Además, el recinto acogerá los conciertos de Maga, L.A. y de Aurora and The Betrayers, contará con DJs, baile urbano, skaters y hasta seis food trucks. Todo en horario de 11.00 a 19.30, tanto el sábado 10 como el domingo 11. El evento es de acceso gratuito aunque con aforo limitado, por lo que es necesario reservar antes la entrada a través de su web oficial.

Con este festival Madrid suma un encuentro más para la expresión del arte urbano, dentro de una agenda consolidada de eventos que comenzó con Urvanity en febrero (dejó dos murales en Chamberí) y que continuará en el mes de abril con la tercera edición de Pinta Malasaña, en mayo con C.A.L.L.E. en Lavapiés y con los Muros de la Tabacalera en junio.

Futuro… ¿cultural o residencial?

El evento vuelve a poner el foco sobre el uso de las cocheras de Cuatro Caminos, unos terrenos sobre los que Metro prevé que se construyan 443 viviendas, además de zonas verdes y equipamientos. El proyecto fue presentado en 2014 y aprobado por el Ayuntamiento en un pleno de verano de 2017. Los cooperativistas de Residencial Metropolitan, que se encargará de la obra, aguardan la aprobación ahora del plan parcial que permitiría la construcción de las viviendas y el soterramiento de las actuales cocheras.

Vista aérea de las cocheras de Cuatro Caminos | WIKIPEDIA

En paralelo a este proceso se creó un grupo vecinal y de expertos en patrimonio que aboga por la conservación de la infraestructura. Se constituyeron como plataforma con el nombre de Salvemos Cuatro Caminos y desde entonces solicitan la transformación de las cocheras en un museo sobre el Metro de Madrid. Además, reclaman en los tribunales que el lugar sea declarado Bien de Interés Cultural (más de 12.000 firmas apoyan esta petición) por tratarse del primer edificio construido por Metro. También afirman que fue diseñado por el arquitecto Antonio Palacios.

Contactados por Somos Chamberí, los representantes de Salvemos Cuatro Caminos valoran “que este espacio se abra al público” con el festival. “Es justo lo que reivindicamos, que el conjunto sea un contenedor cultural, ya que las Cocheras tienen una gran capacidad de reconversión en un espacio de cultura dada su amplitud y diafaneidad”. La asociación confía en que el festival “salga bien” y que la intervención no afecte a elementos de alto valor patrimonial: “Suponemos que la firma busca un evento exitoso y que no habrá daños al edificio histórico”.

Salvemos Cuatro Caminos aprovecha para reivindicar un centro de exhibición en el lugar: “Seguimos pensando que como Museo de Metro o del Transporte serían una apuesta insuperable a escala internacional, incluso con un modelo de gestión que permitiese diversidad de usos en su seno, con cafetería, mediateca, biblioteca, espacios infantiles, espacios estanciales, todo ello en torno a su origen como depósito ferroviario”, añaden.