Los Presupuestos Participativos proponen más espacio para peatones y bicis en Chamberí

Hasta 25 de los 71 proyectos de gasto subidos por los vecinos plantean ensanchamientos de aceras, más carriles bici y peatonalizaciones, frente a 2 que reclaman más espacio para los coches. La fase de apoyos comienza el 5 de marzo

Uno de los carriles propuesto para la calle Princesa

El debate por la movilidad se ha instalado con fuerza en Chamberí, tanto que sus proyectos acaparan la mayoría de proyectos de gasto presentados a la tercera edición de los Presupuestos Participativos, cuya fase de aportaciones ciudadanas finalizó este domingo. Y la estrella este año es la petición de ampliación de aceras, peatonalizaciones y más carriles bici en diferentes calles del distrito.

Hasta 25 proyectos reclaman más espacio para el peatón y los ciclistas -además del calmado del tráfico- en la actual configuración de las calles de Chamberí. Se apuesta por ampliar las aceras de la calle Sagunto, las de la calle Covarrubias, las de Cardenal Cisneros, en Ponzano (dos veces) o en Eduardo Dato. Más importante a nivel presupuestario sería la construcción de espacios verdes y aceras en la calle José Abascal (llamada con guasa José Atascal) que propone otro vecino. Y se llegan a sugerir hasta dos peatonalizaciones: la de la calle Alfonso X y la de la manzana ubicada junto a la recién creada Plaza de los Chisperos. Además, se añade la petición del cierre al tráfico de la calle Fuencarral durante todo el fin de semana, y no solo en las mañanas del domingo.

Aspecto de la calle Alfonso X, sobre la que se pide una peatonalización

Los carriles bici también protagonizan varios de las proyectos de gasto ciudadanos: se reclaman sendos carriles ciclistas segregados en el paseo General Martínez Campos y en Eloy Gonzalo, lo mismo en Princesa, uno más en el eje Bravo Murillo-Fuencarral, otro en San Francisco de Sales. Un vecino solicita plantar árboles en las isletas que han surgido al crear el carril bici de Santa Engracia, otro reubicar estaciones de Bicimad y una nueva estación en Santa Engracia. Y para dejar aparcadas las bicicletas en las calles, el colectivo En bici por Madrid propone crear párkings para ellas en plazas de aparcamiento en superficie. Además, se solicita un aparcamiento normal junto al colegio Fernando el Católico.

También abundan ideas de gasto que reclaman el calmado del tráfico en muchas calles, como la que pide la creación de un bulevar en el paseo de Eduardo Dato, o la que apuesta por la instalación de badenes para reducir la velocidad de los vehículos que circulan por Blasco de Garay. Y muchos nuevos pasos de cebra: uno en diagonal en Princesa con Alberto Aguilera, otro a la altura de los Teatros Luchana, junto a la calle de la Loma y varios para acceder a la glorieta de Pablo Iglesias. Por último, el Foro Local pide mejorar la accesibilidad de los pasos de peatones del distrito.

Dos proyectos piden más espacio para el coche

Frente a la mayoría de proyectos que reclaman en Chamberí ampliar la distribución de espacios en beneficio de peatones y bicicletas, dos ideas de gasto presentadas a los presupuestos reclaman la reversión de los ya ejecutados en dos tramos del distrito.

Una sugiere la reversión del proyecto Despacio Galileo, con la vuelta de plazas de aparcamiento al espacio peatonal creado en 2017, y otra apuesta por acabar con el carril bici segregado de Santa Engracia y convertirlo en un ciclocarril. Ambos han sido presentados por la mesa del Foro Local dedicada a los presupuestos participativos, gracias al impulso de la asociación Chamberí se Defiende. Su proceso de aprobación lo contamos con detalle en este enlace.

Después de su presentación, el Ayuntamiento ha declarado “inviable” revertir el carril bici de Santa Engracia y lo ha retirado de los Presupuestos Participativos 2018, como también ha hecho -por diferentes motivos, que explican en cada idea- con más de una decena de proyectos de gasto subidos a la página.

Además, un tercer proyecto pide actualmente mover el carril bici de Alberto Aguilera y situarlo junto a la acera, cambiando su configuración actual.

Jardines, parques infantiles, zonas verdes…

Las aportaciones ciudadanas que no tienen que ver con la movilidad son minoría en esta edición de presupuestos participativos en Chamberí, pero merece destacar el enorme interés en mejorar la naturaleza y las zonas verdes del distrito. En ese sentido van las propuestas para colocar pérgolas en el parque Enrique Herreros, crear un jardín en Avenida Filipinas, reforestar un importante número de calles, combatir el fenómeno de la isla de calorplantar jardines el 40 alcorques de la zona.

Dos ejemplos de jardines en alcorques instalados en Malasaña | SOMOS CHAMBERÍ

El deporte es otro de los temas que concita el interés ciudadano: se piden más canchas deportivas como la creada en Enrique Herreros, pistas de squash, mesas de Ping Pong, e incluso un original centro de bateo automático (para el béisbol) en Vallehermoso.

Entre el resto de ideas de gasto destacan las que apuestan por crear programas de ocio saludable para los jóvenes del distrito, arreglar varias plazas y parques infantiles (Bretón de los Herreros, Valle de Suchil, Olavide) y mejor iluminación en la calles del distrito (Gaztambide entre ellas).

El camino de los Presupuestos Participativos

Todos estos proyectos han de pasar ahora por diferentes fases, en un largo proceso participativo antes de ser aprobado que incluye dos fechas de votación y varias revisiones de técnicos del Ayuntamiento.

  • Del 26 de febrero al 4 de marzo – Los técnicos municipales revisarán los proyectos y retirarán de la lista los inviables o aquellos que no se ajusten a las bases de la convocatoria. También pueden proponer que dos o más propuestas similares se unan.
  • Del 5 al 19 de marzo – En el caso de que superen el primer trámite, cada idea buscará durante dos semanas apoyos del resto del vecindario y solo las más votadas en esta fase pasarán a la siguiente. No hay un número mínimo ni máximo fijado para hacer el corte.
  • Del 20 de marzo al 7 de mayo – Los técnicos municipales evaluarán de nuevo los proyectos en profundidad, desde las áreas, y decidirán definitivamente si pasan a la votación final. Esta fase incluye la posibilidad de alegaciones en el caso de que una propuesta sea rechazada.
  • Del 8 al 14 de mayo – El Ayuntamiento cifra el coste de cada partida, un aspecto clave ya que si un coste es mayor o menor disminuyen o aumentan las posibilidades de que el proyecto sea ejecutado.
  • Del 15 de mayo al 30 de junio – Votación final de los proyectos presentados que han pasado todos los filtros previos. Cada ciudadano puede asignar los 2,3 millones de euros previstos para Chamberí y repartirlos como considere oportuno. Los más votados serán ejecutados a lo largo del año 2018.