Una semana con la plaza cerrada por la poda de ramas

La plaza de entrada al poblado del Parque Móvil, de acceso público pero de titularidad privada, permanece clausurada desde hace varios días mientras se espera la actuación sobre los árboles del recinto

Cartel y precintos colocados para cerrar el paso a la plaza | SOMOS CHAMBERÍ

“Peligro, caída de ramas”. La Mancomunidad de San Cristóbal, el poblado de casas situado entre Bravo Murillo y el Parque Móvil, ha decidido clausurar su plaza debido a la posibilidad de desprendimiento de algunas de sus ramas. Los árboles están pendientes de una poda y una tala, ambas autorizadas por el Ayuntamiento de Madrid. Pero las actuaciones aún no han empezado y el precinto lleva colocado más de una semana.

La decisión sorprendió a muchos vecinos de la zona y también al colegio público ubicado al lado, que suele utilizar el espacio para el esparcimiento de sus alumnos, además de para celebrar juegos deportivos. Se teme incluso que la tala acabe con un número excesivo de árboles.

La plaza del Parque Móvil (o de San Cristóbal, aunque no tiene nombre oficial) es de acceso público pero de titularidad privada. Su gestión y mantenimiento depende de la Mancomunidad, los propietarios de las viviendas de este particular espacio situado en el corazón de Chamberí, cuyas casas sirvieron para alojar a los trabajadores del Parque Móvil del Estado. El Ayuntamiento, en este caso, solo da los permisos.

“El precintado de la plaza está distorsionando el funcionamiento del colegio”, se quejan desde el AMPA del San Cristóbal. “Pensamos que la mejor solución es levantar el precinto de la plaza hasta que comience la poda  y si la Mancomunidad considera que existe riesgo de caída de ramas, que avise a los bomberos”, sugieren.